Nosotras en Vurma aún no nos hemos animado, pero lo cierto es que ya se ha creado una joya en forma de máscara que consigue burlar a los sistemas tecnológicos más sofisticados. 

Su creadora, la artista polaca Ewa Nowak, ha sido la pionera en inventar un artículo delicado y elegante que evitaría el reconocimiento facial y, como consecuencia, que los rostros puedan ser almacenados en las bases de datos de los sistemas informáticos más avanzados del mundo. 

La máscara en cuestión, elaborada con latón y emulando formas simétricas y simples, ha sido llamada ‘Incognitio’. Según Nowak, el objetivo de su obra no sería otro que proteger nuestra “intimidad” de los escáneres informáticos o las cámaras de seguridad. En definitiva, ponérselo un poco más difícil a los algoritmos faciales para que almacenen información. 

Una creación que no ha pasado desapercibida para los diseñadores y creadores de todo el mundo, ya que ganó el prestigioso Mazda Design Award en el Łódź Design Festival y su eficacia ha sido probada usando el algortimo DeepFace de Facebook

Sin embargo, aunque no sea un atuendo para integrar en nuestro joyero ni un básico para llevar cada día, Novak, de algún modo, nos invita a reflexionar sobre los límites de la intimidad, la tecnología, y sobre como evolucionarán artilugios que hoy consideramos extraños. Sin embargo, para nosotras Nowak sobre todo nos ha reafirmado en una de nuestras máximas vitales: que la creatividad y la autenticidad no tienen límites.