Por fin ha visto la luz #Sibylla.

Nuestro pequeño homenaje a la sencillez en todas sus formas, a la naturaleza magnánima e imperfecta. Una especie de abrazo a las formas fluidas, a la sostenibilidad y al arte de todos los pequeños objetos que nos rodean cada día.

¿Por qué Sibylla?

Maria Sybilla Merian estudió a los insectos y los pintó en una época en la que las mujeres apenas tenían permitido estudiar ni tampoco observar. Se la conoce como la científica de las mariposas. Las observaba, las dibujaba y luego determinaba su vital importancia en la naturaleza. Probablemente fue la primera ecologista declarada en una época en la que todavía no se había inventado la palabra ecologismo. Nunca nos contaron su historia ni su importancia porque hoy sabemos que los libros fueron escritos por hombres y, en ellos, las hazañas más importantes la realizaban los hombres.

Los dibujos de Sibylla nos llevaban obsesionando un tiempo.

El nivel de detalle, la capacidad de unir el arte y la ciencia, la manera de rebelarse contra la sociedad a través de un pincel.

Nuestra colección es un pequeño homenaje a su legado, a las formas fluidas, a la sostenibilidad, al arte de todos los pequeños insectos y los diminutos elementos que nos rodean cada día.

La mirada de Maria Sibylla Merian es la mirada de alguien que busca su sitio sin importar las imposiciones. Y para nosotras nuestra colección está inspirada en mujeres que, como ella, observan el entorno, lo respetan y encuentran un discurso colectivo en donde prima el respeto y el empoderamiento.

Cada uno de los objetos que forma Sibylla ha sido creado minuciosamente a mano y con elementos que provienen de la tierra. Por eso, para nosotras nuestras joyas no solo transpiran agua, oros, labradorites o cuarzos, sino también pureza, fuerza y texturas rugosas que son, en definitiva, sinónimo de la vida.