Capazos, cestos, bolso de mimbre, bolsos keniatas. Mil y un nombres describen a los bolsos naturales, con asa de cuero y cremallera con los que perderse por la playa, caminar por el campo, o bailar en alguna terraza en una puesta de sol de mayo. Da igual cómo los nombres, dónde los encuadres, para qué los uses. Siempre son una buena opción, siempre tienen un momento del día en donde encajan perfectamente

1) Son “LOS BOLSOS” de la primavera y el verano. Así, sin más, en mayúscula y en negrita. Perfectos para el calor, preciosos en su combinación de colores, cómodos para cada momento.

.

2)Tan grandes que entra todo. Las gafas, la muda, el reloj, la toalla, las gafas de buceo y hasta las alpargatas.

.

3)Cada keniata es diferente. En plena época del copy-paste, encontrar un artículo que combine las tendencias con la originalidad es tarea más que complicada.

.

4)¿Perfectos? No, son únicos. Cada bolso es completamente diferente al anterior y sus pequeñas particularidades los hacen aún más especiales. Incluso si la combinación de colores es la misma, cada keniata es único en su especie.

.

5)El plástico nunca es una alternativa. El verano y el plástico es posible que sean la peor opción y si hablamos de complementos para el buen tiempo esta máxima se multiplica por mil. Las imitaciones de los bolsos keniatas suelen tener asas de plástico, que se rompen fácilmente y tiene otro aspecto estéticamente hablando. Los keniatas auténticos, como los que puedes encontrar en vurmashop.com tiene cuero auténtico de cabra. Un animal que no sólo se usa para fabricar ropa o zapatos, sino del que se aprovecha absolutamente todo y es un recurso económico y alimentario para el país.

.

6)Tradición boho. El tradicional bolso keniata es un artículo que, como su propio nombre indica, procede de Kenia. Antiguamente, las diferentes tribus del país lo usaban para transportar materiales pesados, dada la calidad de las fibras textil naturales con los que son fabricados.

.

7)Colores neutros. No encontraras un bolso keniata flúor ni uno brillante. Los keniatas únicos tienen colores tierras, marrones neutros, verdes oliva, naranjas, azules. Colores naturales que nacen de teñir las fibras con las que están hechos. En definitiva, auténticos que recuerdan a la tierra y al mar.